River goleó a Racing en Avellaneda

River Plate dio ayer una clase de fútbol y goleó a Racing Club por 6 a 1, con tres tantos en un lapso de 3′ en el primer tiempo y otros tres en 7′ del complemento. Para completar una noche negra el conjunto de Avellaneda sufrió la expulsión de Leonardo Sigali a los 4′ de la segunda etapa, por una fuerte falta a Matías Suárez.

Más allá de la desventaja inicial por el gol de Augusto Solari para el local, el equipo de Marcelo Gallardo jugó con determinación, se reordenó, presionó y tuvo velocidad en los pases.

En una ráfaga de tres minutos, River dio vuelta el marcador. Santos Borré recibió una gran habilitación de Enzo Pérez y batió a Arias. Luego el propio colombiano recibió un buen pase de Suárez, que dejó sin chance al arquero nacionalizado chileno, y definió con el arco vacío. Sesenta segundos más tarde, el citado Suárez amplió con un tiro cruzado.

Racing entró en zona de desconcierto y no reaccionó. River justificaba la superioridad demostrada en la primera mitad.

En el inicio del complemento, Racing se quedó con 10 jugadores por una descalificadora falta de Sigali a Suárez.

De la Cruz tuvo la chance del cuarto, pero su remate cruzado fue bien controlado por Arias. A esa altura, al partido ya le sobraba el desarrollo, porque los conducidos por el Muñeco Gallardo jugaban a voluntad.

En otra ráfaga millonaria, y en medio del desconcierto local, Iván Pillud tomó de la camiseta a Fernández dentro del área y el propio volante transformó el penal en gol, con un zurdazo cruzado a media altura.

Casi de inmediato el recién ingresado Lucas Pratto cedió a De la Cruz, que definió con un toque suave al palo derecho de Arias.

No paró River y el ingresado Scocco recibió un centro desde la derecha de De la Cruz y con un cabezazo superó al arquero de la Academia de Avellaneda.

Para Racing terminó siendo un duro golpe. No recibía seis goles desde el Clausura 96, cuando perdió ante Gimnasia y Esgrima La Plata en el bosque por 6 a 0.

En cambio, River se fue dulce con una exhibición inolvidable y un resultado para recordar.