Netflix estrena “El Pepe, una vida suprema”, de Kusturika

A partir de este viernes 23 de agosto, Netflix incorporará “El Pepe, una vida suprema” a su catálogo. Se trata del documental que el director serbio Emir Kusturica filmó durante tres años para retratar la vida del expresidente uruguayo, José “Pepe” Mujica.

En esta coproducción uruguaya y argentina, se recorren diferentes momentos en la vida de Mujica, haciendo un retrato de un hombre humilde que se convirtió en presidente mientras se mantenía fiel a sus creencias, al mismo tiempo que empujaba y alentaba el cambio.

Mientras se va conociendo al hombre que sorprendió al mundo por sus valores y se convirtió en todo un fenómeno y referente, se muestra la fascinación del propio director por Mujica, según se ha dado a conocer. “El Pepe, una vida suprema” incluye imágenes inéditas de Mujica en sus últimos días como presidente, escenas de su vida cotidiana y charlas junto al cineasta, filmadas en 2014 en Montevideo y en Nueva York.

El documental se estrenó, fuera de concurso, en el Festival de Cine de Venecia 2018, y tras la presentación, Mujica fue ovacionado por el público. Después su preestreno en el prestigioso Festival, este viernes se estrenará en Netflix, la mayor plataforma mundial de streaming, donde podrá ser vista simultáneamente desde todos los países del mundo.

La película, que además de lo conceptual tiene un gran valor cinematográfico, pasa revista a las convicciones ideológicas de una figura de talla mundial como lo es Mujica, convicciones filosóficas e ideológicas que lo han llevado a vivir como piensa. Una personalidad forjada en la lucha revolucionaria, en la tortura, en la soledad y el dolor de la prisión.

En 2013, el realizador serbio comenzó lo que luego sería una serie de viajes a Uruguay, en donde con su equipo capturó diferentes aspectos de la vida del ex presidente, de momentos en que ejerció la presidencia así como conversaciones de carácter intimista. El filme entonces retrata distintos aspectos de la vida privada y pública de quien en todo el mundo se le reconoce simplemente como Pepe.