Elecciones en Tunez: sin datos oficiales, Karoui denuncia “acoso”

El magnate Nabil Karoui, candidato a la Presidencia de Túnez, ha afirmado que esperará a los resultados oficiales de la segunda vuelta para expresar su posición y ha cargado contra el “abuso y acoso” que ha sufrido en campaña, incluido su encarcelamiento por presunta corrupción.

Según los sondeos a boca de urna, su rival, el jurista ultraconservador Kaïes Said, habría ganado con holgura el balotaje presidencial. Estos son los segundos comicios en democracia desde la caída de la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Alí.

De acuerdo con los sondeos extraoficiales, Said habría obtenido un 72,53%, aventajando con amplitud a Karoui, que habría alcanzado un 27,47% de apoyo.

Pero el multimillonario Karoui denuncia que no concurrió en igualdad de condiciones a la contienda electoral, pues estuvo en prisión preventiva por presunta evasión fiscal y blanqueo de dinero hasta el miércoles pasado, cuando solo quedaban cuatro días para los comicios.

Karoui, líder del partido Corazón de Túnez, ha manifestado que las elecciones “no pueden ser descritas como un acontecimiento brillante debido al abuso y acoso, que finalizó con un encarcelamiento de cerca de 50 días y que impidió hacer campaña”.

En este sentido, ha destacado que prefirió concurrir a las urnas “pese a esta situación psicológica y física y a la falta de preparación”, antes de indicar que “prefirió completar la campaña (…) antes de ir a una clínica”.

El magnate, que quedó en segundo lugar en la primera vuelta, ha reiterado que “un candidato en prisión no puede hacer nada” y ha lamentado que “todavía hay muchas personas” que creen que sigue en prisión.

Por otra parte, ha recalcado que se mantendrá en la oposición, si bien ha indicado que no se opondrá a los programas que vayan en línea con su plataforma electoral, según ha informado la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

Así, ha asegurado que Corazón de Túnez dejará vía libre al Ejecutivo que surja de las parlamentarias celebradas el 6 de octubre -en la que el partido islamista Ennahda fue el más votado- para que aplique sus programas.

“Somos el segundo partido del país a pesar de que Corazón de Túnez tiene apenas cuatro años. Es un movimiento popular, no populista, porque nunca hemos presentado propuestas irreales”, ha argumentado, según la emisora local Mosaique FM.

Por último, Karoui ha dicho que “no ha huido” del país a pesar de las sospechas de corrupción que pesan sobre él porque “respeta a la Justicia”. “Lo que me duele es la imagen de la Justicia injusta que se ha mostrado al mundo”, ha agregado. “Sólo espero que sea independiente, algún día”, ha zanjado.

El magnate, propietario de la cadena de televisión Nessma TV, fue detenido en agosto por presunta corrupción y permanecía en detención preventiva, si bien por el momento no ha sido condenado.