El 85% de las candidatas sufrió violencia machista en las redes sociales

Más del 85% de las candidatas monitoreadas ha sufrido violencia machista en redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram. Es uno de los resultados que se dieron a conocer este jueves en el Primer Conversatorio sobre Violencia Contra las Mujeres y Disidencias en Política, organizado por el Instituto Julieta Lanteri de Fundeco (Fundación de Nuevos Derechos), Copppal (Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina), Anap (Asociación Nacional Argentina de Politólogos) y ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género), y que se propuso analizar las manifestaciones de violencia machista que están viviendo las candidatas mujeres y disidentes en las redes sociales durante la campaña electoral de este año.

¿Qué es la violencia machista en política? “Cualquier acción, conducta u omisión basada en su género, de forma individual o grupal, que tenga por objeto o por resultado menoscabar, anular, impedir, obstaculizar o restringir sus derechos políticos, conculca el derecho de las mujeres y disidencias a una vida libre de violencia y el derecho a participar en los asuntos políticos y públicos en condiciones de igualdad con los hombres”, dice el informe.

Esta violencia se manifiesta a través de expresiones discriminatorias (violencia simbólica contra las mujeres, comentarios abusivos o insultos machistas, menosprecio a sus capacidades, alusiones al cuerpo y la sexualidad, roles y mandatos de géneros), acoso (conductas molestas, perturbadoras o intimidantes) , campañas de desprestigio (expresiones de descalificación, daño o perjuicio de la trayectoria o credibilidad de las candidatas), y amenazas (expresiones y contenido en tono violento, lascivo o agresivo).

Para el monitoreo se analizaron más de 225 mil interacciones de los usuarios con las candidatas durante las elecciones PASO y en la semana previa. Las palabras más usadas: «tonta, petera, travesti, pendeja, gorda, falopera, boluda, grasa, chorra, trola, yegua, minita, idiota, hueca, ladrona, mogólica, pelotuda, negra, frígida, feminazi». Y hay más.

Entre los resultados del monitoreo se destacan expresiones discriminatorias (sufridas por el 48,52% de las candidatas), el menosprecio de capacidades (30,29%), frases alusivas a roles y mandatos de género (13,34%), referecias al cuerpo y a la sexualidad (56,38%), acoso (27,44%), desprestigio (2,97%), amenaza (11,98%), que puede ser amenaza física (19,54%), psicológica (3,38%), económica (39,47%) y sexual (37,61%).

Según otro estudio reciente del Observatorio Julieta Lanteri -“Nos son las Reglas, Es violencia”-, el 90% de las militantes mujeres ha sufrido alguna vez en su trayectoria política algún tipo de violencia machista. El 65% fue insultada en redes sociales, el 88 % fue víctima directa o indirecta de “bromas” sobre “las mujeres” a modo de chiste o ridiculizando su desempeño en alguna tarea política.

Según la Encuesta nacional de Violencia Contra las Mujeres y Disidencias en política, una de cada dos mujeres fue maltratada verbalmente alguna vez en una actividad política(principalmente mediantes insultos o gritos), dos de cada diez 10 mujeres sufrieron algún tipo de agresión física y tres de cada degún «La Violencia política contra las mujeres en Argentina: experiencias en primera persona”, un estudio realizado por ELA en 2018, entre las legisladoras, ocho de cada diez sufrió violencia a lo largo de su carrera. Los tipos más frecuentes fueron la psicológica (50%) y la simbólica (28%) y en menor medida, las económica (22%), la violencia física (9%), la violencia sexual (7% ).

“Las diferentes manifestaciones de violencia machista en la política a través de las redes, sociales reproducen y refuerzan los estereotipos de género, con el objetivo de desalentar la plena participación política de la mujeres y disidencias”, dice el Monitoreo. Y concluye: «Es necesario visibilizar este fenómeno masivo y persistente, y es fundamental construir estrategias para prevenir, sancionar y erradicar este tipo de violencia».

Nota publicada en: Clarin