Alberto Fernández: “Sufro cada vez que veo que se infectó uno más”

En medio de la pandemia de coronavirus que obligó al aislamiento preventivo y obligatorio, el presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, brindó este jueves una entrevista al noticiero de la Televisión Pública y allí, entre otras cosas, que el “inicio de clases puede esperar” y confesó que sufre “cada vez que veo que se infectó uno más”.

Sobre su participación de hoy en la cumbre virtual del G20, donde pidió crear un Foro Mundial de Emergencia Humanitaria para afrontar la crisis por coronavirus: “Creo que es posible. Todos nos estamos dando cuenta de lo que está pasando: nadie está exento de este virus, incluso aquellos que minimizaron la pandemia”. “Es muy importante que todos entendamos que este tipo de cosas tenemos que este tipo de cosas tenemos que sumirla responsablemente como la gran aldea que somos”, agregó.

“Veo con tranquilidad que el FMI y el Banco Mundial que dicen que los acreedores privados deben dejar de cobras intereses a los países en deuda, porque no es posible pagarlos hoy en día. Creo que el mundo le está prestando atención a la dimensión de la crisis y me parece que lo que tenemos que hacer es formalizarlo: un gran fondo que vaya en socorro de los que más lo necesitan”, detalló el mandatario.

Sobre la discusión en torno a la presencia del estado ante la pandemia y la forma de tomar medidas de Gobiernos capitalistas, Alberto Fernández analizó: “Lo que el virus ha demostrado es que uno puede acumular riqueza y la puede perder en diez minutos. Uno se da cuenta de lo endeble del sistema. Lo que tenemos que revisar es cómo funciona el mundo y lo que tenemos que ponernos a pensar es si no tenemos que generar un sistema más igualitario para que todos tengan acceso a los bienes y servicios básicos para vivir en siglo XXI. Y también preguntarnos si no tenemos que cambiar un sistema capitalista, que se ha preocupado más por lo financiero que por lo productivo. Y darnos cuenta que tenemos que buscar la manera para que el capitalismo en el futuro sirva para producir y dar trabajo. Eso es lo que hace que las sociedades se desarrollen”

En ese aspecto, el presidente habló de un “escenario de mayor igualdad”. “Igualdad quiere decir que todos tengamos la posibilidad de progresar, no que seamos todos iguales. Lo que hemos visto en las últimas décadas es un sistema capitalista que ha concentrado el ingreso entre muy pocos y ha repartido la pobreza entre millones. Ese sistema tiene un problema: cuando esos millones de pobres son atacados por una pandemia, los ricos se quedan sin nada, porque desaparecen los consumidores y las bolsas marcan la baja de precios de esas empresas que dejan de vender. Es un sistema desigual, débil e inseguro”, agregó.

“Hay una revisión en el mundo del rol del estado. Un estado más presente le da más garantías a los ciudadanos. Y un estado que solo le da garantías a los que pueden participar del mercado, es un estado que desampara a mucha gente”, concluyó en ese tema.

El presidente se refirió a la decisión de decretar el aislamiento obligatorio: “El día que dijimos pongamos la cuarentena, lo hicimos viendo las experiencias de otros. Si no paramos de un principio el contagio, el contagio es exponencial. Si llegaba un punto donde el crecimiento era tan alto que no lo podíamos atender, podíamos pasar lo que hoy le pasa a España e Italia, y eso es lo que tratamos de evitar. Pero todo esto lo pude hacer gracias a lo que médicos y científicos me enseñaron sobre el coronavirus. Creo que estamos haciendo lo que teníamos que hacer, el resto depende de todos”.

Sobre los que violan el aislamiento, afirmó: “Se terminó la paciencia, del mismo modo que se terminó la paciencia con los especuladores y los sinvergüenzas que remarcan. Por sobre todas las cosas, lo que está en juego es la vida de la gente y con eso no se juega, nadie tiene el derecho. Poco a poco yo siento que vamos entendiendo y estoy contento con eso. Quiero darle las gracias a la inmensa mayoría de los argentinos que han entendido el riesgo y han asumido la responsabilidad de cuidarse y cuidar al otro”.

Sobre la continuidad del aislamiento y su continuidad, analizó: “Vamos a ver cómo evolucionan estos días, tenemos que ser cuidadosos. La cuarentena es un problema porque te paraliza la economía, pero seamos francos: primero tenemos que preservar la salud de la gente, esa es nuestra mayor preocupación. Cada vez que veo que se infectó uno más sufro y no quieran saber lo que me duele que ha habido una muerte. Lo más importante es preservar la salud, para eso nos estamos preparando”.

“El inicio de clases puede esperar, no me urge en este momento, después veremos cómo compensamos esos días. No tiene sentido subir a un chiquito o un adolescente a un colectivo para que termine infectado, eso puede esperar”, dijo Fernández sobre la chance de alargar la suspensión de clases.

Desde la quinta de Olivos, el presidente resaltó además su buena relación con el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof: “Con Axel nos quieren hacer pelear, pero trabajo tan a gusto con él, porque es un hombre de una gran inteligencia. Trabajo de modo placentero con él y nos entendemos. Empiecen a escribir de otra cosa porque si insisten con eso pierden el tiempo”.

Además dijo que todos los funcionarios “están comprometidos”, los del oficialismo y los de la oposición: “Estamos todos trabajando codo a codo sin ninguna actitud miserable. Todos han colaborado, todos han dado su aporte y es una gran oportunidad que tenemos como sociedad”.